Lo que tienes puede ser un INVENTO, míralo bien!! |

 

El nivel inventivo define la categoría de protección a través del sistema de propiedad industrial: el más alto, es requisito para solicitar una patente de invención; las mejoras pueden ser patentadas como modelos de utilidad y la apariencia novedosa puede protegerse a través de la modalidad de diseño industrial.

Si bien las patentes de invención suelen tener de respaldo mucha más investigación y desarrollo que las otras modalidades de patentes, muchos modelos de utilidad y diseños industriales son verdaderas innovaciones que alcanzan beneficios económicos exorbitantes.

Muchas personas crean cosas, a veces sin darse cuenta. Pero toda mejora a lo que existe podría ser una nueva creación. Así que revise las cosas que ha modificado para darles un uso alternativo y a las que ha cambiado el diseño, podrían ser patentables y generar un negocio rentable.

Aquí van dos ejemplos de productos que si bien, no tienen un alto nivel inventivo, se convirtieron en patentes increíblemente rentables.

El “escabullidor”, invento casual y millonario.

Imagen tomada de: https://onlinetoys-onlinetoysaustra.netdna-ssl.com/images/D/slinky_toy_s…

El ingeniero mecánico Richard James inventó el Slinky por accidente. En 1943, estaba trabajando en un diseño de resorte que pudiera mantener los equipos sensibles de los navíos estables en el mar. Después de fallar algunos intentos en un estante, James observó un asombroso desplazamiento del resorte que bajó del estante “caminando” en lugar de caer. En compañía de su esposa Betty, James desarrolló un plan para convertir su invención en el siguiente gran nuevo juguete. Betty escudriñó el diccionario buscando un nombre apropiado y encontró la palabra “Slink” que significa escabullirse, así que lo nombró Slinky (Escabullidorcito).

Para su producción, James diseñó una máquina para enrollar 80 pies de alambre en un espiral de dos pulgadas. La pareja pidió prestados US$500 dólares para fabricar los primeros Slinkys. Las ventas iniciales probaron un lento beneficio hasta que el almacén por departamentos Gimbles de Filadelfia adelantó demostraciones para la navidad de 1945. Los primeros 400 se vendieron en minutos. Un aviso publicitario con un memorable jingle conformaron una base datos de clientes a nivel nacional. Slinky se deslizó hacia abajo sin esfuerzo a través de la televisión, aunque no le fue tan bien bajando escaleras largas. Sin embargo, a finales del siglo XX y 250 millones de Slinkys después, la gente lo sigue comprando. (BIOGRAPHY IN CONTEXT, 2002)

 

Patente del ‘Slinky’. Imagen tomada de: https://www.etsy.com/es/listing/266366717/impresion-del-arte-del-juguete…

Frisbee tomó vuelo

Hace más de cien años, en 1903, jóvenes de la ciudad de Bridgeport, Connecticut, (USA) pasaban las tardes jugando con los moldes redondos en los que venían las tortas de una pastelería muy famosa de ese entonces, Frisbie Pie Company. El juego resultó tan divertido que se popularizó debido a la práctica constante del lanzamiento del plato que realizaban los soldados en las bases americanas durante la segunda guerra mundial.

Molde de pastelería que inspiró la creación del Frisbee. Foto tomada de: http://www.brandlaw.org/wp-content/uploads/2010/03/Frisbie-pie-pan.jpg

Foto tomada de. https://s-media-cache-ak0.pinimg.com/236x/93/eb/99/93eb9965ad9d914ce05d9…

El piloto y héroe de guerra estadounidense, Walter Frederick Morrison, siguiendo su intensa afición por los objetos voladores, intentó perfeccionar de varias formas este objeto buscando obtener un plato volador con características aerodinámicas más precisas y un diseño más atractivo. Aunque los primeros intentos incluyeron moldes de tortas y bandejas de palomitas de maíz, finalmente en 1946 lanzó la primera línea bajo el nombre de Flyin-Saucers (platillos voladores), pero tuvo serios inconvenientes toda vez que fabricados de baquelita se rompían fácilmente.

En 1948 cambió el diseño, introdujo el plástico como material de fabricación, re nombró el producto como Pluto Platter y lo exhibió en una feria donde la gran compañía de juguetes de plástico Wham-O le compró la patente, negociación que contempló reconocimiento y pago de derechos por venta del productos de por vida. (EL PAIS, 2010)

Foto tomada de: https://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/thumb/d/d1/Walter_Frederi…

Wham-O cambió el nombre del disco por una variable del tradicional apellido pastelero a Frisbee y se dedicó a vender cantidades astronómicas que para 2010 rebasaron las 200 millones de unidades. La increíble aceptación del Frisbee hasta generó en los Estados Unidos la creación de un deporte, el Ultimate Frisbee[1], que cuenta actualmente con una federación compuesta por alrededor de 27 mil confederados